Novedades, preguntas y respuestas y consejos para los dueños de perros de razas pequeñas.



Los consejos siguientes te servirán para hacer una revisión mensual de la salud de tu perro.
Si controlas mensualmente los 4 puntos siguientes, ayudarás de forma activa a que tu amigo se mantenga sano.
A menudo, los primeros signos de enfermedad tales como un pelo mate o variaciones del peso pueden detectarse en casa.

Revisión de la salud de tu perro en 4 puntos

1) Control del peso

Colócate junto a tu perro y míralo desde arriba para ver su silueta. En un perro con peso normal, la parte del cuerpo situada por detrás de la caja torácica es claramente más fina.
Pon las manos a ambos lados del tórax de tu perro. Tienes que poder notarle las costillas, aunque tampoco deben estar muy marcadas.
Si no puedes notar las costillas de tu perro, probablemente tenga sobrepeso. En un perro así, se suelen encontrar grandes acumulaciones de grasa en la cintura, entre la última costilla y las patas traseras.
Si, en un perro de pelo corto, las costillas se aprecian a simple vista (salvo la última), el animal probablemente está demasiado delgado.
Si tu perro tiene sobrepeso, tu veterinario podrá aconsejarte sobre un programa de adelgazamiento.

2) Piel y pelo

Aparta hacia los lados el pelo de la cabeza y del dorso para comprobar que no se forman escamas. Vigila los posibles restos de pulgas (puntitos negros), sobre todo en el lomo y la base de la cola. Un pelo mate o apelmazado puede ser signo de enfermedad. En ese caso, consulta a tu veterinario.

3) Ojos y oídos

Los ojos deben estar limpios y sin restos de secreciones. Tira suavemente del párpado inferior hacia abajo: la cara interna debe ser de color rosado y la parte blanca del globo, brillante.
Normalmente, los oídos tienen que estar limpios y su color es rosado (pero no rosa fuerte). Examina el cerumen; si es muy oscuro, podría deberse a la presencia de parásitos o a una infección. Si observas cualquier problema en los ojos o los oídos de tu amigo, consulta inmediatamente a tu veterinario.

4) Dientes y encías

El cuidado de los dientes y encías es tan importante para nuestros perros como para nosotros. Aunque a algunos perros no les guste demasiado, el cepillado dental regular es una forma eficaz de protegerles contra las enfermedades de los dientes y las encías. Existen pastas y cepillos de dientes diseñados especialmente para perros. Además, los expertos recomiendan darles regularmente premios especiales para la higiene dental, que resultan muy prácticos de usar. Su forma adaptada a la boca del perro y la estructura especial de su superficie combaten eficazmente la placa dental.
¿A qué edad es conveniente comenzar a cepillar los dientes del perro?
Lo más fácil es acostumbrar al perro lo antes posible (a partir de los 5 o 6 meses) al cepillado dental. También es posible hacerlo en perros de más edad, aunque harán falta más paciencia y constancia que con un cachorro. No te dejes desanimar por algunos intentos sin éxito y recuerda que es por su bien.
¿Tengo que cepillarle los dientes a menudo?
Lo mejor es cepillarle los dientes todos los días o, como mínimo, 3 veces por semana. ¿Qué puedo hacer si no lo consigo? Si a pesar de tus esfuerzos tu perro no se deja cepillar los dientes, o si no tienes tiempo suficiente, existe una alternativa muy válida: los premios para higiene dental.