Novedades, preguntas y respuestas y consejos para los dueños de perros de razas pequeñas.



Aquí aprenderás todo lo necesario para alimentar correctamente a tu perro senior y asegurarte de que se mantiene en su peso óptimo.
Igual que las personas de edad avanzada, los perros mayores tienen necesidades específicas y es importante prestarles un poco más de atención y cuidados. Te sentirás recompensado al ver que tu viejo amigo disfruta confortablemente de la última etapa de su vida durante muchos años.

¿Cuándo comienza la vejez?


Depende de la raza y del perro. Los perros de razas grandes tienden a envejecer antes que los de razas pequeñas. Los perros de razas medianas o pequeñas se hacen “senior” hacia la edad de 8 años, y los de razas grandes suelen hacerlo antes.

¿Por qué los perros mayores tienen necesidades sanitarias específicas?


Los perros mayores son más lentos y menos activos. A veces, aparecen problemas de salud tales como la sordera. Sin embargo, puedes hacer que la vida de tu compañero sea más agradable. Los perros mayores tienen necesidades específicas. El organismo funciona cada vez más lentamente y aparecen los primeros signos de desgaste. Cuanto más viejo se hace tu perro, más tranquilo se vuelve y sus órganos se hacen menos funcionales. Como sus funciones orgánicas se enlentecen, disminuye su capacidad de resistir a las enfermedades o a situaciones de estrés. Por ello, debes evitar en lo posible estas situaciones.
Con un perro de edad avanzada, hay que ser más paciente, ya que se vuelve más lento. Quizá no oiga ni vea muy bien. Cuando no responde a tu presencia o a tus órdenes, no significa que intenta no hacerte caso deliberadamente. Ahora necesita más ayuda y compañía. Sé paciente porque él lo merece.

Necesidades alimentarias de los perros de edad avanzada
Las necesidades alimentarias de los perros mayores varían mucho de un animal a otro. Existen varias razones para ello. Un perro mayor es naturalmente menos activo que uno joven, y por eso necesita una dieta menos energética. Por otra parte, no suele asimilar tan bien los alimentos y sus necesidades de minerales y vitaminas son un poco mayores. Su apetito disminuye y sus preferencias por determinados alimentos se hacen más marcadas.

Control de la salud del perro de edad avanzada


Revisar a tu perro regularmente es una buena idea. Si rechaza su comida o si observas cualquier otra modificación de su comportamiento, consulta a tu veterinario. La vista y el olfato pueden deteriorarse con la edad, y tendrás que organizarte en función de estos cambios.
Observarás, por ejemplo, que tu perro parece obedecerte menos, aunque se trata simplemente de que no te oye tan bien.
Pueden aparecer problemas de visión: presta atención a síntomas como las secreciones en el ángulo de los ojos o si tu perro tropieza frecuentemente con los muebles (aunque en muchos casos, los perros con problemas de visión se adaptan muy bien a su entorno).
Aparte de la pérdida de dientes, la inflamación de las encías es un problema mucho más grave porque las bacterias pueden pasar a la sangre a través de los tejidos inflamados. Lleva a tu perro a que le examinen los dientes y las encías regularmente, y consulta a tu veterinario si no tienen un aspecto perfectamente sano. Cepíllale los dientes regularmente con un cepillo especial para perros y dale huesos para morder o galletas especiales.
La incontinencia urinaria (pérdida del control de la micción) es también un problema de los perros de edad avanzada. Puede deberse a trastornos del sistema nervioso, que controla la vejiga, trastornos de las vías urinarias o problemas de próstata. Si tu perro presenta incontinencia u orina con más frecuencia de lo normal, consulta a tu veterinario.
Para terminar, recordemos que las vacunaciones periódicas son tan importantes en los perros mayores como en los jóvenes.

Cómo ayudar a tu perro a mantener su peso ideal


Estar demasiado gordo o delgado puede resultar problemático para un perro de edad avanzada. Para comprobar rápidamente el peso de tu perro, basta con palparle las costillas con la palma de la mano. Si las costillas resultan difíciles de encontrar, tu perro debería perder peso; en cambio, si las notas salientes o si las puedes ver a simple vista (en razas de pelo corto), el perro necesita ganar algo de peso.
En los perros, la obesidad se debe frecuentemente a una falta de actividad. El exceso de peso puede desencadenar o agravar numerosos problemas de salud. Si tu perro tiene sobrepeso, tu veterinario podrá aconsejarte sobre un programa de adelgazamiento. Un perro con pérdida de peso también deberá ser examinado por el veterinario para investigar la causa.


Si tu perro está demasiado delgado, consulta a tu veterinario para determinar si un posible estado patológico es responsable de la pérdida de peso. Recuerda que con la edad, los sentidos del gusto y el olfato se deterioran. Si quieres que coma, tendrás que darle alimentos que le gusten y muy digestivos.

Pérdida de apetito

A veces, los perros mayores pierden el apetito y es necesario animarles a que coman. Éstos son algunos consejos para que recuperen el apetito:
• Da a tu perro comidas más pequeñas y más frecuentes. Divide la ración diaria en 2 a 4 porciones más pequeñas.
• Calienta un poco la comida de tu perro, pero no más que su temperatura corporal.
• Deja que tu perro tome su comida en un lugar tranquilo.