Novedades, preguntas y respuestas y consejos para los dueños de perros de razas pequeñas.



Rhodesian Ridgeback

Historia:
Hace siglos, cuando los primeros blancos llegaron a Sudáfrica, vieron cómo los hotentotes y los habitantes del Cabo usaban perros de tipo Ridgeback para la caza. La cresta característica de pelo que le recorre la columna a contrapelo del resto del manto permitía distinguirlo al instante de otras razas de perros. Durante el siglo XIX, la caza mayor floreció en África del Sur, en particular en la región al norte del río Limpopo que más tarde se conocería como Rodesia (en honor a su fundador, Cecil John Rhodes).

Los cazadores pronto se dieron cuenta del valor y la importancia de contar con buenos perros de caza. Al seleccionar perros para este fin, fue natural que se fijasen en una raza autóctona, el Ridgeback, que durante generaciones había demostrado ser una gran ayuda para los nativos africanos con sus primitivas armas de caza. El origen de la raza no se conoce con precisión, pero la teoría más aceptada es que es el resultado de un cruce entre el Dogo cubano y el perro de caza hotentote: éste último habría aportado la cresta característica.

De un cruce así, pueden esperarse precisamente las características que tan marcadamente presenta el Ridgeback: velocidad, potencia, valentía, fidelidad y además una notable destreza al enfrentarse con animales salvajes. Desgraciadamente para la raza, el nombre Lion Dog llegó a hacerse popular porque algunos cazadores de caza mayor observaron que era con mucho la mejor raza para la caza de leones, lo que llevó a muchos a creer que los perros eran verdaderamente capaces de matar leones, por más que ningún perro puede tener la mínima oportunidad ante un león. Los Ridgeback acosaban a la fiera mediante amagos de ataque hasta dejarla totalmente desconcertada de modo que el cazador podía disparar de cerca. Con la llegada de fusiles de amplio alcance, los cazadores prescindieron del uso de perros y el Ridgeback volvió a su otra vocación, la de perro de guardia.

Vida media
El Rhodesian Ridgeback vive entre 10 y 12 años.

Tamaño y peso medios
61 a 69 cm
32 a 36,5 kg

Personalidad, características y temperamento
"El Rhodesian Ridgeback tiene un carácter estupendo y es un perro de un solo dueño o familia. Es muy afectuoso y le gusta apoyar las patas sobre ti, echarse a tus pies o hasta sentarse en tu regazo si le dejas. Es extremadamente fiel con las personas a las que quiere. Aunque no es un perro agresivo, el Ridgeback es marcadamente reservado con los extraños y normalmente rechazará a una persona que intente un acercamiento a él. Es apacible y de buen carácter y soporta con paciencia ilimitada las travesuras de los niños
además es extremadamente inteligente y aprende rápido. Feliz de participar en todas las actividades de la familia, tampoco le importará pasarse todo el día vagueando si no tiene nada mejor que hacer. Es un excelente perro guardián, con un ladrido profundo que servirá de advertencia a los intrusos. Una vez que te dé su amistad, será para toda la vida."

Compatibilidad con otros animales
Es compatible con otros animales domésticos, aunque necesitará entrenamiento si se trata de ganado.

Cuidados
Es un perro de crecimiento rápido y no hay que sobrealimentarlo ni dejarle que haga demasiado ejercicio de cachorro, ya que ello afectaría negativamente al desarrollo de sus huesos.

Recuerda que esta raza pertenece a la familia de los cazadores y le gusta perseguir cualquier cosa que se mueva. Es imprescindible un vallado seguro.

Dueño ideal
"Ninguna raza de perro es idónea para todo el mundo y hay algunos rasgos del carácter del Ridgeback que pueden resultar no atractivos para ciertas personas. Se trata de un perro testarudo e independiente y si le das una orden pero prefiere hacer otra cosa, seguramente no obtendrás una respuesta al instante. El servilismo no es propio de esta raza, pero si deseas la compañía gratificante de un perro con personalidad, que se considera tu igual antes que tu subordinado, no necesitas buscar más. El Ridgeback es extremadamente tolerante con los niños
en cambio, no es tan adecuado para personas mayores que quizá tengan dificultades para manejar a un cachorro muy movido."



< Anterior