Novedades, preguntas y respuestas y consejos para los dueños de perros de razas pequeñas.



Scottish Terrier

Historia:
El Scottish Terrier es uno de los descendientes del antiguo Scottish Terrier, junto con el Dandie Dinmont, el Cairn y el West Highland White Terrier. El origen exacto de raza es oscuro, aunque pueden encontrarse referencias a un perro con sus mismas características generales en registros muy antiguos. La baja estatura y el pelo duro han sido siempre rasgos esenciales, que tienen que ver con la finalidad original de la raza: cazar y matar diferentes animales salvajes como zorros, tejones, comadrejas y ratas que dificultaban la vida de los granjeros y los aldeanos.

La pérdida del ganado habría supuesto una grave complicación para estas gentes, cuyo sustento dependía de los frutos de la tierra, y así se desarrolló una raza con una resistencia y una valentía excepcionales en un cuerpo compacto y resistente. Estos rasgos siguen siendo el sello distintivo de la raza hoy en día.

Vida media
El Scottish Terrier vive 12 años.

Tamaño y peso medios
25 a 28 cm
8 a 11 kg

Personalidad, características y temperamento
"El Scottish Terrier es un perro pequeño y adaptable, que encajará en la mayoría de los hogares. No siempre es expresivo en cuanto a sus emociones
sin embargo, su apego y fidelidad a su familia no tienen límites. Aunque afectuoso con los miembros de la familia, es un terrier de cabo a rabo cuando se trata de extraños u otros perros. Si se le deja, se lanzará sobre cualquier perro, sin importar la raza o el tamaño, que invada su territorio. "

Pueden ser extremadamente buenos y tolerantes con las travesuras de los niños, pero son recelosos e incluso agresivos con los extraños. Prefieren ser perros de un solo dueño, y estas cualidades hacen del Scottie un excelente perro guardián.

Compatibilidad con otros animales
El Scottish Terrier puede vivir en perfecta armonía con otros animales, siempre que te preocupes de hacer correctamente las presentaciones. No son infrecuentes los hogares donde este perro convive con gatos, cobayas u otras mascotas de pequeño tamaño.

Cuidados
El Scottish Terrier es una raza activa y requiere ejercicio regular, aunque sus patas cortas implican paseos más breves, que serán suficientes para cubrir sus necesidades diarias. El Scottie no es un buen compañero para salir a correr, pero es perfecto para ir a caminar. Es importante llevarlo con correa, porque su instinto de caza quizá le impulse a correr tras un gato o un conejo y podría cruzarse en el camino de un coche.

Los cuidados del pelo de Scottish Terrier varían según el estilo de vida que elijas para él. Si lo tienes como perro de compañía, bastará con un cepillado a conciencia con un cepillo de púas de alambre seguido de un peinado un par de veces a la semana.

Aunque el Scottish Terrier no necesita un cercado tan alto como otras razas, sí necesita un vallado seguro para prevenir accidentes, especialmente en torno a la piscina. Estos perros pueden volverse destructivos si no reciben suficientes estímulos físicos y mentales. Asegúrate de que el entorno de tu perro esté libre de riesgos.

Dueño ideal
El dueño ideal de un Scottish Terrier debe disponer de tiempo para atender a sus necesidades y estar preparado para compartir su vida con un compañero que le compensará con creces todo su amor y cuidados. De la mañana a la noche, no dejará de mantenerse atento a todos tus movimientos, protegerte y adorarte. Siempre que un Scottish Terrier sea bien tratado, su cariño por su dueño será para siempre.



< Anterior