Novedades, preguntas y respuestas y consejos para los dueños de perros de razas pequeñas.



Shar-Pei

Historia:
El Shar-Pei procede de China y su historia se remonta hasta hace 2000 años. Aunque no se conoce con exactitud su lugar de origen, existen estatuas que indican que éste se situaría en el sur de China, Tíbet o DahLel. El nombre Shar-Pei significa piel de arena, lo que hace referencia al pelaje áspero de la raza. Los Shar-Pei se utilizaban como perros pastores y guardianes.

También se conocen como perros de las tumbas, porque se han encontrado en antiguas tumbas de hace 2000 años estatuas de canes con las características de esta raza. Cuando China se convirtió en un país comunista, se introdujo un impuesto que hizo que tener un perro fuese un lujo, fuera del alcance de un campesino medio. En 1947 el impuesto aumentó y se prohibió la cría de perros. Esto condujo a que el Shar-Pei se convirtiese en una raza en peligro de extinción y en 1978 fue inscrito en el libro Guinness de los récords como el perro más raro del mundo.

Vida media
Por término medio, un Shar-Pei vive de 10 a 12 años.

Tamaño y peso medios
46 a 51 cm
20 kg

Personalidad, características y temperamento
Los Shar-Pei son perros inteligentes y necesitan poco adiestramiento. Aunque un poco distantes, altaneros y reservados en presencia de extraños, son extremadamente fieles y leales a su familia. Básicamente, son perros independientes, magníficos, despiertos y dignos, con un porte tranquilo y seguro.

Compatibilidad con otros animales
El Shar-Pei es fundamentalmente un perro de trabajo, aunque se clasifica como raza no deportiva. La sociabilización con otros animales es muy importante, ya que puede ser agresivo con otros perros del mismo sexo. Cada Shar-Pei tiene su personalidad y temperamento propios. Algunos convivirán felices con mascotas pequeñas o animales de granja y otros pueden mostrar su instinto natural de caza. Por lo general, son buenos con los niños y con otros animales cuando se han criado con ellos.

Cuidados
Son fáciles de cuidar y, pese a las creencias erróneas muy extendidas, sus abundantes arrugas no requieren ningún mantenimiento especial. El manejo normal de un perro, las vacunas, las desparasitaciones, los tratamientos para las pulgas, los baños y el bienestar general asegurarán la salud de tu perro. No tienen olor a perro y su pelo corto no necesita cepillados. Hay que revisarles los oídos, ya que pueden estar sucios por una ventilación insuficiente. En cuanto a su alimentación, necesitan una dieta normal bien equilibrada y deben evitarse los colorantes y conservantes artificiales y las carnes rojas. Otros ingredientes que hay que evitar son el maíz y los derivados de la soja, ya que pueden provocar reacciones alérgicas en esta raza.

El Shar-Pei es un perro excepcionalmente inteligente, lo que hace de él un compañero ideal. Ya tengas la idea de presentarlo en exposiciones, participar en competiciones de obediencia o simplemente tenerlo como compañero afectuoso y fiel, te aportará sin duda grandes satisfacciones.

Disfrutan tanto de los espacios abiertos del campo como de la vida en la ciudad y son igualmente felices si viven dentro o fuera de casa. Destacan en el trabajo de obediencia y les encanta complacer a su dueño, por lo que adiestrarlos resulta muy gratificante. En ocasiones se hace referencia a la raza como Perro luchador chino, lo que es un auténtico disparate porque no son perros que tiendan a buscar peleas, aunque sí responderán con ardor si se les provoca.

Dueño ideal
Los Shar-Pei son perros de un solo dueño: si viven con una familia querrán a todos, pero tendrán siempre a su persona especial, que puede no ser la que tú decidas sino la que elijan ellos. El dueño ideal apreciará la lealtad de esta raza y también respetará su necesidad de independencia en situaciones nuevas. Necesitan ejercicio, sociabilización, cariño y atención para ser un compañero feliz y equilibrado.



< Anterior