Novedades, preguntas y respuestas y consejos para los dueños de perros de razas pequeñas.



Braco de Weimar

Historia:
Existen numerosas teorías sobre el origen del Braco de Weimar. Una cosa es segura: el Braco de Weimar lleva sangre del antiguo Leithund. Durante el primer tercio del siglo XIX, estos perros se criaban en la Corte de Weimar. Hacia la mitad del siglo, se encontraban casi exclusivamente en manos de cazadores profesionales y guardas forestales de Alemania central, especialmente en las regiones de Weimar y Turingia.

Estos perros se seleccionaban sobre todo por su aptitud para el trabajo y cuando el Leithund desapareció, los criadores comenzaron a cruzar sus perros con Huhnerhund (es decir, Pointer y Setter) y estos cruces continuaron. El Weimaraner es la raza más antigua de Alemania, ya que se cría como raza pura desde hace unos 100 años.

El versátil Weimaraner (apodado “el fantasma gris” por su extraordinario color) es un leal perro de compañía. Desde los primeros días de la raza hasta la actualidad, ésta ha vivido junto a las personas como fiel compañero y perro cazador.

Vida media
El Braco de Weimar vive unos 12 años. El más longevo que se ha conocido en Victoria llegó a los 18 años.

Tamaño y peso medios
57 a 70 cm
25 a 40 kg

Personalidad, características y temperamento
El Braco de Weimar es una raza para personas a las que les gusta un perro muy apegado y agradecido —necesita tu atención— que seguirá a su dueño de habitación en habitación y muchas veces se echará en el suelo en contacto corporal con él cuando esté sentado. Son maravillosos con los niños, protectores, amantes de la diversión, fáciles de entrenar y a veces bastante cómicos.

Compatibilidad con otros animales
"Normalmente se llevan bien con otros animales, especialmente si se acostumbran desde pequeños
sin embargo, no es aconsejable tener mascotas como conejos, patos u otras especies de caza."

Cuidados
Una carrera diaria en un parque o un espacio amplio y algo de entrenamiento para ejercitar su mente evitarán que se vuelva frustrado y destructivo. Un cepillado regular con una manopla de goma es lo ideal. Tendrás que cepillarlo con más frecuencia durante las temporadas de muda, que normalmente aparecen dos veces al año. También son esenciales los baños regulares, la limpieza de los oídos y el cuidado de las uñas y los dientes.

La decisión de tener un Braco de Weimar debe meditarse cuidadosamente, ya que necesitan un dueño activo y dispuesto a ofrecerles todo el ejercicio, el cariño y la atención que requieren. No les gusta que los dejes olvidados en el jardín sin hacerles ningún caso. Pero si te decides por esta raza, pronto serás uno de los que creen que es la más maravillosa del mundo y no podrás vivir nunca más sin ella.



< Anterior