Novedades, preguntas y respuestas y consejos para los dueños de perros de razas pequeñas.



Dobermann

Historia:
El Dobermann tiene su origen en Alemania. En el siglo XIX, hubo un hombre llamado Herr Louis Dobermann que vivía en la ciudad de Apoldo, en el principado de Turingia (Alemania del Este). Trabajaba entre otras cosas como lacero, vigilante nocturno y cobrador de impuestos. Había una necesidad de perros de guardia muy valientes y Herr Dobermann comenzó a criar de forma selectiva utilizando los mejores ejemplares disponibles en la zona para este fin. Nadie sabe con exactitud qué razas se usaron originalmente, pero suelen citarse el Gran Danés, el antiguo Pastor Alemán (no el Pastor Alemán tal como lo conocemos hoy en día), el Braco de Weimar, el Manchester Terrier y el Greyhound entre otras.

Tras una vida de 60 años de cría selectiva de perros, Herr Dobermann consiguió crear la raza deseada de perro de guardia. El Dobermann era conocido como “perro del Diablo” por los marines de Estados Unidos, que lo adoptaron como mascota. Se ganó este apelativo durante la segunda Guerra Mundial en el frente del Pacífico, donde acompañaba a los marines a la costa para expulsar a los enemigos de sus guaridas.

Vida media
Este perro elegante y fiel suele vivir 12 años, aunque con una alimentación correcta y cuidados apropiados puede llegar a los 14.

Tamaño medio
En esta raza ágil y potente, la hembra pesa normalmente 30 kg y mide 65 cm de altura, mientras que el macho es un poco más pesado, con 40 kg, y su altura es de 69 cm.

Personalidad, características y temperamento
El Dobermann es un compañero fiable y leal por naturaleza, normalmente amable, aunque puede ser tan resistente y duro como quieras. Es un gran compañero de juegos de los niños de la familia, y se reunirá con todos los miembros de ésta a la mesa o incluso dormirá en sus camas si le dejan. De hecho, se volverá muy ‘humano’ si te olvidas de recordarle que es un perro. Aunque es afectuoso y obediente con sus dueños, el Dobermann puede ser bastante reservado con quienes no conoce. Sin embargo, no debe mostrarse nervioso o agresivo en circunstancias normales, ya que un perro así sería poco fiable y podría reaccionar mal en situaciones de tensión.

Puesto que el Dobermann se creó como perro de trabajo, muchos consideran que la mentalidad y la aptitud del perro para aprender son tan importantes como su conformación. La finalidad de la Evaluación de la Aptitud para el Trabajo (WAE) consiste en determinar si tu Dobermann tiene la capacidad para hacer el tipo de trabajo para el que fue concebida la raza, es decir, de compañía y protección.

Compatibilidad con otros animales
Buena.

Cuidados
El Dobermann es un perro grande, activo e inteligente y tendrás que estar dispuesto a proporcionarle el ejercicio y la atención que necesita. La persona que compre un Dobermann debe ser consciente de que es un animal que exige entrenamiento y ejercicio diario. El Dobermann necesita cierto control para encajar debidamente en la familia y normalmente es excelente en obediencia. Tanto si te interesa simplemente entrenarlo en obediencia básica como si deseas llegar a un nivel avanzado y ganar diplomas, tú y tu perro disfrutaréis y obtendréis provecho de esta actividad. El Dobermann necesita un cercado adecuado.

Dueño ideal
Por su tamaño, es más apropiado para personas capaces de entrenarlo, socializarlo y hacer ejercicio con él.



< Anterior