Novedades, preguntas y respuestas y consejos para los dueños de perros de razas pequeñas.



Spitz japonés

Historia:
Esta raza de pequeño tamaño se ha desarrollado recientemente en Japón, donde sus antepasados han servido como perros de familia desde tiempos inmemoriales. Se cree que el Spitz japonés procede de los perros de las turberas que se diseminaron a partir de la región suiza de Interlaken y de Finlandia hace unos 6000 años y llegaron a Japón y China hacia el siglo IV antes de nuestra era.

Vida media
El Spitz vive de 12 a 14 años.

Tamaño y peso medios
30 a 36 cm
8 a 8,75 kg

Personalidad, características y temperamento
El Spitz japonés es un perro de familia y necesita la compañía humana. Es una raza inteligente, deseosa siempre de complacer a su dueño. En cuanto a su temperamento, es desconfiado con los extraños que lo abordan sin una presentación formal. Prefiere un acercamiento suave, tras el que tendrás un amigo para toda la vida. Se caracteriza por su gran valor, inteligencia y vitalidad y es un compañero afectuoso y leal.

Compatibilidad con otros animales
Como perro de compañía, el Spitz japonés debe familiarizarse con los otros animales de la casa desde pequeño y entonces vivirá feliz y sin problemas con ellos. El Spitz japonés es de temperamento dominante y cuando llega a un hogar en el que hay otros perros pronto querrá ser el jefe, incluso de razas mucho más grandes.

Cuidados
A pesar de su pelo largo y blanco inmaculado, el Spitz japonés es un perro que exige pocos cuidados. Pese a las suposiciones y creencias de muchos, su pelaje es muy sencillo de mantener. Gracias a su textura, el barro y la suciedad se desprenden o pueden cepillarse con facilidad. Aunque le encanta jugar en la tierra, es un perro escrupuloso al que no le gusta estar sucio y sabe lavarse lamiéndose como un gato. Si se mantiene bien cuidado, sólo necesitará uno o dos baños anuales. Mudan el pelo una vez al año. La muda dura normalmente unos 10 días y el pelo muerto se elimina fácilmente con un cepillo.
No necesita mucho ejercicio, pero es una raza activa y disfruta de los paseos diarios. Cuando se aburre, puede hacer travesuras. No es un perro para dejarlo en el jardín sin hacerle ningún caso. Le gusta igualmente vivir en casa o fuera: en realidad disfrutan de estar dondequiera que se encuentre su amo. Son capaces de saltar muy alto para su tamaño, por lo que las vallas y verjas deberán tener al menos entre 1,5 y 1,8 metros de altura.

Dueño ideal
El Spitz japonés es un perro de familia que parece necesitar diferentes grados de atención y afecto de los distintos miembros del hogar. Un cachorro joven (3 a 12 meses) puede ser excesivo para niños menores de 5 años sin la supervisión de un adulto. También es un perro de compañía excelente y afectuoso para una persona que viva sola en un piso.



< Anterior