Novedades, preguntas y respuestas y consejos para los dueños de perros de razas pequeñas.



Lakeland Terrier

Historia:
El Lakeland Terrier se crió originalmente para la caza del zorro en la áspera y bella campiña del distrito de Lakeland en Inglaterra. La finalidad de la partida de caza era acabar con los zorros que atacaban a las ovejas y los corderos y dificultaban la vida de los campesinos. El Lakeland tenía que ser capaz de perseguir al zorro por abruptas cimas y barrancos en cualquier época del año y si se escondía en la tierra, debía seguirlo y atraparlo o matarlo.
Este trabajo determinó su forma y tamaño. Tenía que ser pequeño, pero lo bastante ágil para recorrer largas distancias y con las patas no muy cortas para poder saltar. También debía caminar o trotar junto a la partida desde las perreras hasta la zona de la caza y entonces trabajar. La necesidad también dictó la forma de su cabeza, ya que si un Lakeland puede meter la cabeza en algún sitio también podrá pasar su cuerpo.

Vida media
El Lakeland puede vivir 15 años o más.

Tamaño y peso medios
37 cm
6.8 kg to 7.7 kg

Personalidad, características y temperamento
El Lakeland es un terrier pequeño con un temperamento travieso y decidido. Es un perro orientado a la gente y necesita mucha compañía humana. Como no muda el pelo, puede ser un gran compañero para personas con problemas respiratorios. Con su fuerte ladrido y su carácter atrevido, es perfecto para disuadir a los intrusos. No es un perro faldero, sino un granuja encantador y atlético que responde bien al adiestramiento y la disciplina.

Compatibilidad con otros animales
Como perro de compañía, el Lakeland Terrier tiene que familiarizarse con los otros animales de la casa desde cachorro. De este modo, convivirá feliz y sin problemas con ellos. Es recomendable una socialización precoz con la gente y con otros perros, así como un entrenamiento de obediencia básica. El Lakeland no es un animal de jauría, pero disfrutará de la compañía de un perro del sexo opuesto.

Cuidados
Los cortes de pelo son inevitables en casi todas las razas terrier, y el Lakeland no es una excepción. Un arreglo cuidadoso puede significar una gran diferencia en la apariencia de tu perro. Para mantener el típico pelaje duro y apto para cualquier estación del año que es parte del aspecto general del Lakeland, hay que arrancarle el pelo a mano utilizando una cuchilla de stripping o, como suele ser más frecuente hoy en día, también se le puede rapar a máquina.

Los orejas caídas pueden ser propensas a los ácaros de los oídos y hay que mantenerlas limpias y secas. Disfruta de los paseos diarios y puede aburrirse si se le confina sin compañía durante periodos largos. También necesitarás un jardín a prueba de fugas o un recinto para encerrarlo cuando no estés ya que el Lakeland es un maestro en el arte de encontrar el mínimo resquicio por donde escaparse.

Dueño ideal
El Lakeland Terrier es un compañero y perro de familia ideal, adaptado para la vida en la ciudad o en el campo.



< Anterior